Cuando estudias una profesión equivocada

En este post he querido contarte algo muy íntimo, y es algo que me atormentó muchísimo por muchos años y es que estudié una profesión equivocada, una profesión que odio.

cuando te equivocas de profesion

Voy a abrirte mi corazón, y contarte que escribo esto por dos razones, la primera por si ayuda a alguien que esté en la misma situación y también porque siento que contarlo es liberador.

Resulta que mi personalidad ha sido del tipo tímida, y un poco sumisa, siempre queriendo hacer las cosas correctamente y obedeciendo a mis padres.

Mi papá siempre fue un hombre dedicado a la ciencia, es Ing. Electrónico de profesión y profesor universitario de física en una prestigiosa universidad de mi país.

Mi mamá una ama de casa y secretaria de profesión. Cuento sobre las profesiones de mis padres debido a que eso me hizo pensar que estaba haciendo lo correcto.

Admiraba mucho a mi papá y a mi tía por su intelectualidad, y de alguna manera quería ser como ellos.

En mi infancia no me mostraron muchas opciones, era una chica de mi casa sin mayor información sobre el mundo en general, inconscientemente pensaba que estudiar en la universidad en donde mi papá y mi tía daban clases era lo que había que hacer.

Mi papá siempre pensó que solo las profesiones de ingeniería o de ciencia de su universidad son profesiones válidas para la vida y por lo tanto me obligó a estudiar Ingeniería de Sistemas informáticos y de computación.

La verdad no me dio opción a nada más, era eso o no estudiar, y no estudiar pues tampoco era una opción en mi cabeza, yo quería ser una profesional tal como era mi papá o mi tía (hermana de mi papá). Ambos ingenieros graduados con honores y gente muy intelectual.

En mi familia se exaltaba mucho la parte intelectual, como que fuera un valor maravilloso que si no lo tenías era mal visto, yo hasta ahora tengo ese pensamiento, aprecio mucho a la gente intelectual, así me criaron, es algo que tengo en mi inconsciente.

Conozco muchas personas maravillosas a las que admiro con el corazón, que no han estudiado en la universidad, lo cual demuestra que un título no te hace más que nadie.

Siempre me gustaron las artes, me hubiese encantado ser pintora de cuadros al óleo y no sé, talvez también dibujar, fui muy buena para todo eso y sobre todo para dibujar caricaturas, se me hace natural, es un talento.

Entonces quise estudiar artes, porque como te digo me gustaba dibujar, pintar y crear, pero para mi papá eso no era profesión.

Entonces pensé en ser arquitecta, y pues mi papá dijo que iba a terminar como taxista y yo creí que era verdad (ingenuidad de mi parte).

En fin, obligada entré a estudiar la carrera que me dijo mi papá y es algo que me hizo sufrir mucho, tuve que estudiar ingeniería de sistemas.

Estudié por 7 años, y durante mi carrera, cada vez que me decía que estaba a tiempo de cambiarme de carrera, al mismo tiempo veía que ya había estudiado por mucho tiempo y que eran años desperdiciados.

Siempre llegaba a la conclusión de que era muy tarde para comenzar de nuevo y solo llegaba al mismo punto de frustración (error garrafal de mi parte, nunca es tarde para empezar de nuevo).

Cada semestre me enfrentaba a las materias más horribles para mí, fue demasiado retador y muy sacrificado, era una carrera muy difícil, casi nunca teníamos tiempos libres, siempre teníamos demasiados deberes.

Se perdieron 7 años de mi juventud en hacer algo para lo que no nací y al acercarme a culminar mi carrera me enfrentaba a una vida laboral en donde no me iba a librar de esa profesión que odiaba.

Estuve muy deprimida, no veía una salida y hasta deseé morirme porque no encontraba sentido a esa vida, ni veía un futuro. Pero un amigo me dijo algo que me dio esperanza, él me dijo: Dios tiene un plan para ti, algo en lo que tú eres buena.

odio mi profesion

Nunca lo había pensado, a pesar de que nosotros como humanos cometemos errores y vamos por caminos equivocados, Dios lo puede cambiar para bien.

Y así pasó, empecé mi vida laboral pero me fui desviando hacia las ventas, trabajé en empresas de tecnología en donde vendía sus soluciones tecnológicas y al mismo tiempo llegó el Internet y era Web máster y luego aprendí sobre marketing digital, cosa que he estudiado por mi cuenta desde hace años.

Siempre he sido ultra tímida, pero tuve que cambiar, pues no se puede vender si no te relacionas con las personas, eso me ayudó a aprender muchas habilidades que nunca había pensado llegar a tener, eso es crecer.

Cambiarme de profesión?

Como solución muchas veces quise cambiarme de profesión, averigüé sobre ciertas maestrías pero gracias a Dios nunca me llegué a inscribir en ninguna.

Digo eso, porque tampoco era nada que me gustase, solo era menos horrible que mi misma profesión y siempre estaba enfocado a ser una empleada de alguien, algo que tampoco nunca me gustó.

Como Dios es bueno, me mostró una opción totalmente diferente que nunca se me había ocurrido considerar, en mi vida apareció el Network Marketing.

El concepto del Network Marketing me encantó, un trabajo libre de jefes, sin mayor inversión y con posibilidades de crecimiento infinitas, que solo dependen de mi.

Mi historia con el Network Marketing la voy a contar en otro post, porque hay mucha tela que cortar y es un tema diferente.

Tu vida tiene un propósito

Entiendo muy bien lo que es vivir tratando de complacer gente, y cumplir expectativas… que aunque no fueran benéficas para mi, o no me hicieran feliz, hacían “feliz” a alguien más.

Me tomó tiempo entender que por más que trate, jamás cumpliré las “expectativas” de la gente.

Vivir cada día pretendiendo ser alguien que no soy, viviendo una vida que nunca quise, solo me haría más y más infeliz. Pero que hay de la otra persona? Pues esa persona seguiría viviendo su vida de la misma forma, y en su mente creería lo que él/ella mismo quieren creer.

No puedo enmendar los errores que cometí anteriormente, no puedo volver el tiempo y estudiar algo que realmente quise, no puedo eliminar todos los años de trabajo en una profesión, que honestamente nunca me interesó.

Entiendo lo que es la presión de seguir una carrera que sólo complacerá a alguien más. Tienes que vivir la vida desdichado, por las decisiones que alguien más quiere tomar sobre tu vida? Crees que eso te hará feliz?

Cumplir las expectativas de alguien? Vivir… siendo honestos, una mentira?
No se tú situación, pero sé el dolor de desperdiciar tiempo de mi vida sin un verdadero propósito laboral.

Son errores que se acumulan poco a poco formando una bola de nieve, difícil de cargar.

En mi caso en particular, gracias a Dios encontré una salida que es hermosa y está cambiando mi vida, pero nunca logré desarrollar esos talentos que Dios me dio para el arte, simplemente los perdí y eso es irremediable.

Por eso te pido que hagas lo que tu corazón te dicte, Dios te ha hecho con un propósito, Él ya te ha dado talentos que debes desarrollar, no los entierres y peor vivas una vida que no quieres vivir, de verdad que no vale la pena.

Ojalá alguien me hubiera dicho esto antes de ingresar a una carrera que no valió la pena, ojalá hubiese tenido el coraje de tomar el control de mi vida y hacer lo que Dios seguramente quería de mi en ese momento.

Por eso escribí este post, por si te ayuda de alguna manera a saber que tu vida es tuya y debes seguir a tu corazón, no debemos vivir para complacer a nadie sino solo a Dios, que nuevamente te digo: Él tiene un propósito para ti.

Si llegaste hasta aquí te agradezco por tu tiempo, ahora me conoces un poco más.

Nos vemos en otro post!!

Deja un comentario